Defender a quienes defienden el bosque

Idiomas:

Putumayo en persecución

2019 no empieza fácil para la cuenca amazónica. Esta semana se reunieron en Quito las y los líderes de las organizaciones que conforman a COICA (organización indígena que respresenta a nueve países latinoamericanos) y emitieron una declaración En defensa de defensores indígenas amazónicos en la que ennumeran las amenazas que enfrentan cada uno de los países que comparten el territorio amazónico y la misión de preservarlo.

Más allá del complejo y recientemente recrudecido contexto político que impera en aquellos países, alerta de manera urgente la situación de los líderes del Putumayo en Colombia, debido a que el pasado 20 de enero recibieron un comunicado por parte de fuerzas paramilitares colombianas, amenazando de muerte a una lista de más de 240 líderes de las comunidades de esa región, y de sus familias. Entre los nombrados se encuentra el dirigente de COICA y OPIAC Robinson López Descanse.

El territorio sagrado del Putumayo alberga múltiples riquezas muy atractivas para la industria petrolera y minera, por lo que los pueblos originarios de aquella zona constantemente se ven invadidos por empresas extractivas.

Robinson se ha dedicado desde niño a trabajar al servicio de los pueblos en la defensa de su territorio y su cultura; como receptor de la sabiduría ancestral, como profesional en desarrollo sustentable y hoy como dirigente activista explica que “Creemos que vienen de varias bandas criminales que operan en el Putumayo y en varas regiones del país. Estos grupos que se hacen denominar Águilas Negras, son células que perviven de las auodefensas de Colombia, entendemos que también son grupos que se hacen llamar de otras maneras. En este sentido todos sabemos que son bandas que operan alrededor de varias secciones o actividades ilícitas que se desarrollan en el Putumayo, por ejemplo el cultuvo de uso ilícito de la hoja de coca, megaproyectos mineros, también alrededor de la exploración y explotación de hidrocarburos, de esto es de lo que se financian estas bandas criminales. Para nosotros es realmente grave porque es donde desarrollamos nuestras acciones en materia de derechos humanos, no solamente en Putumayo sino en seis departamentos más. En este momeno hemos recurrido a instancias competentes como la Defensoría del Pueblo, La Procuraduría General de la Nación, La Fiscalía General de la Nación, para que se investigue a procedencia de estas amenazas, y se pueda dar con los responsables… y proteger de manera efectiva a los líderes defensores y líderes sociales que en este momento están siendo objeto de persecución política y siendo asesinados. Porque van en este año nueve líderes indígenas asesinados en Colombia… y la situación es cada vez más crítica, más grave en el país.”

A pesar de las constantes solicitudes por parte de los líderes indígenas, el Estado colombiano no ofrece actualmente recursos ni mecanismos suficientes para enfrentar tales amenazas producto de décadas de conflicto armado que, pese a los Acuerdos de Paz, no ha logrado resolverse.

Es su comunicado COICA solicita respaldo para exigir acciones gubernamentales urgentes para el “cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Nacionales Unidas, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT, para precautelar la vida y la existencia de los pueblos indígenas representados por sus líderes y lideresas a través de sus propias organizaciones”. Sobre esto Róbinson López pide de manera especial a la comunidad internacional “que se divulguen y se puean dar a conocer, que se pueda visibilizar esta situación de vulneración de derechos humanos e infracción al derecho internacional humanitario en todas las instancias, organismos y sesiones de las Naciones Unidas, que los gobiernos se pronuncien en contra de la criminalización de los líderes que está ocurriendo en Colombia, y que los medios de comunicación seanobjetivos en la visibilización de esta problemática”.

 

Por Thalía Castillo