Alimentación y cultura indígena: galletas tradicionales de Sinjai, Indonesia

Parte 3 de la serie especial para el Día Mundial de la Alimentación 2018 en colaboración con Land Rights Now. Descubre más aquí.

Laiya, Galletas tradicionales de Sinjai, Indonesia

Cada región tiene sus propias galletas tradicionales con sus características únicas y sabrosas. En Célebes Meridional, una comunidad indígena del Distrito de Sinjai tiene su propia historia de una galleta tradicional. Hasta el día de hoy, las galletas laiyas se sirven como parte de la identidad tradicional de la comunidad indígena de Turungan. En bahasa indonesia, laiya significa jengibre. Esta galleta no tiene la apariencia del jengibre, sino que es circular y en forma de ocho, y de color rojizo. Por lo tanto, se la llama galleta “laiya”.

La galleta laiya se sirve siempre durante rituales tradicionales como bodas, celebraciones de cosecha, rituales para pedir por la protección divina y el cumplimiento de las promesas religiosas o Nazr. La galleta tiene forma de ocho o, como le dicen los locales, “Poto Nabi” (El Nudo del Profeta). La galleta laiya es parte de la identidad del pueblo makassar buguinés de Célebes Meridional.

El delicioso sabor de la galleta laiya proviene también de productos frescos de la granja que son procesados por la comunidad indígena de Turungan. Las galletas están hechas de harina de arroz, harina de arroz blanco, azúcar de caña, aceite vegetal, agua, y semillas de sésamo al gusto. La preparación es bastante simple. Hay que combinar harina de arroz, harina de arroz blanco y azúcar de caña. Mezclar bien y agregar agua hasta que la mezcla se vuelva una masa. Moldear la masa en tiras finas y doblarlas en forma de ocho. Espolvorear con semillas de sésamo y freír hasta que estés cocinadas. Una vez listas, servir las galletas en una capa de cáscaras de banana para dejarlas más suaves y perfumadas.

De esta simple receta y los ingredientes locales, la galleta laiya se ha vuelto un legado que pasó de generación en generación en la comunidad indígena de Turungan. Este es lo que me hace querer aprender más. Los conocimientos sobre la alimentación local y tradicional se deben documentar y registrar. La modernización ha llevado a muchas generaciones a olvidar su identidad.

Por esta razón, este sentido de curiosidad debe contagiarse a otros jóvenes, para que les importe, entiendan y tomen partida en la protección de esta galleta tradicional como parte de la identidad de la cultura local. Si se las ignora, las identidades tradicionales, como estas galletas laiyas, pasarán a ser historia y sólo algunos las podrán recordar.

La juventud debe conocer y estar orgullosa. Si no nosotros, ¿entonces quién?

Escrito por: Burhanudin

Quien está involucrado