Opinión indígena sobre elecciones en Nicaragua

noviembre 6, 2016

Idiomas:

Este domingo 6 de noviembre Nicaragua va a las urnas. En La Moskitia, la región costera del Caribe, donde los indígenas Miskitu, Mayangna y Rama viven junto a comunidades afrodescendientes criollas y garífunas, las elecciones serán reanudadas por varios candidatos de Yatama, el movimiento indígena dirigido por Miskitu, partido político.

En las últimas elecciones el partido Sandinista ganó varios escaños de Yatama en el corazón de su tierra Miskita, entre acusaciones de prácticas electorales fraudulentos. Otros partidos opositores en Nicaragua  han sufrido también la suspensión de representantes claves este año y organizaciones internacionales han expresado preocupación sobre el estado de democracia ante las elecciones.

A pesar de estos desafíos, Brooklyn Rivera, líder máximo de Yatama, sigue resuelto en su campaña para volver a la Asamblea Nacional y seguir trabajando para la protección de los derechos indígenas en Nicaragua. Hablando con ¿Si No Nosotros Entonces Quien? en agosto, habló de los desafíos enfrentando al pueblo Miskitu y como la comunidad internacional los puede apoyar.

“Sentimos que el actual gobierno siento que como pueblo somos una espina que clava en sus pies, y quiere sacarlo, quiere desaparecerla, esa espina. Hay una política de avance, de colonialismo interno, a través del avance de la frontera demográfica, agropecuaria que amenaza desde el mar hasta Wangki, la frontera. Con eso se acaban las comunidades, se desaparecen las culturas.

El gobierno tiene una visión económico de extractivismo, de saquear todas las riquezas naturales de los territorios y apropiar o usurpar las tierras, los territorios. Para eso tienen que controlar las tierras, apoderarse. Entonces como punto de lanza, manda los colonos, los ganaderos, las empresas mineras, para ir ocupando y despojando todas las tierras. Eso es la gran amenaza. Entonces, ¿que nos queda? ¡Resistir de forma organizada y defender las tierras, las comunidades! Parece mentira, pero estamos en el siglo 21 pero hace 520 y pico de años que los europeos invadieron, iniciaron la colonización y no hay mucha diferencia. Hay despojo de territorios, hay saqueos de las riquezas naturales, los bienes comunales, hay todo una política de asimilación y aprovechando que hay mucha vulnerabilidad y pobreza por las políticas económicas del gobierno.”

Violencia de colonos

Yatama sigue demandando una resolución a las invasiones de las tierras indígenas que han provocado una escalada de violencia a la región. Los colonos que se han movido a tierras indígenas son a veces campesinos pobres escapando de la sequía, pero muchos son colonos armados en la búsqueda de madera y oro lucrativo. Intentos por los Miskitus de desalojar los colonos invasores han enfrentado la retribución violenta. En Septiembre del 2015 empezó una ola de violencia que había dejado 28 indígenas muertos hasta junio de este año, y 2 más encontrado decapitados en agosto.

“Es difícil de ver la solución con este gobierno actual, porque no hay mucha conciencia de toda esta situación que sufren las comunidades.” manifestado Brooklyn Rivera. “Ellos han sido cómplices, el gobierno es cómplice, porque facilita las invasiones de los colonos y el despojo de las tierras, el saqueo de las riquezas. ¿Por qué? Porque es parte de la visión del modelo económico, impulsar los grandes proyectos, megaproyectos, controlar el pueblo. ¡Nosotros resistimos! Lo que uno queda es resistir de forma organizada defendiendo las tierras, los bienes patrimonios de las comunidades y buscar mayor mecanismos de solidaridad.

Si las cosas no cambian en Nicaragua, será muy difícil que nosotros aquí solos podemos cambiar las cosas, porque estamos viendo que este gobierno quiere perpetuarse, a través de su familia, todo su grupo allí. Entonces la política hacia los pueblos no vislumbra una solución inmediata. Porque hemos estado con ellos, hemos estado en alianza por 9 años y comprometieron una serie de compromisos alrededor de los derechos, y ignoran, no hacen caso, ni les importa todo eso compromiso.

La única esperanza es que nosotros mismos seamos capaces de organizar, defender y resistir hasta la última consecuencia y sobrevivir como colectividades, como pueblos. Así como en la decada de los ochenta, con las armas luchamos la agresión militar, ideológica y sobrevivimos. Hoy la amenaza es económica, es biológico, es cultural. Tenemos que hacerlo mismo, resistir, luchar y sobrevivir.”

Apoyo de la comunidad internacional

Brooklyn instó a la comunidad internacional de denunciar la violencia y la infracción de los derechos indígenas. “Necesitamos, lo primero es que se informan de la realidad, porque los gobiernos mienten, cambian la información todo a su favor. En segundo lugar, que nos ayuden a denunciar ante foros, ante todas las organizaciones que se puede, sobre esta situación, que lleguen las organizaciones internacionales de los derechos humanos, de los derechos indígenas, de la solidaridad. La mayoría de las cosas aquí no tenemos, ni hasta medicina, ni hasta hay problema con la seguridad alimentaria, porque estos conflictos, sobre todo con los colonos, ha afectado la actividad productiva autoalimentaria de las comunidades.

“Si usted oye al gobierno en Nicaragua hablan de maravilla, hablan de los derechos territoriales, hablan de la autonomía, hablan del desarrollo propio, hablan del progreso social, pero cuando usted está aquí, no hay tal cosa. Su banderita de autonomía, ¿donde está? Para la opinión internacional, que se conozca la verdad y la realidad que nos toca vivir. Todo esta política de mayor pobreza, de exclusión, del colonialismo que sufrimos.

Ellos que hablan de revolución, habla de un gobierno progresista, de la izquierda, todo eso es mentira, solo para la propaganda. La verdad que aquí solo hay saqueo de las riquezas, el saqueo y las ventas, la corrupción, como cualquier gobierno neoliberal derecha. Hablan en nombre de los pobres, pero solo hablan y hacen algunos regalitos allí, gallinas, cerditos y laminas de zinc, pero eso ni se llega a las comunidades. No ser Sandinista es un crimen. Si no eres Sandinista no tienes derecho a nada, ni vivir.”

Mirando hacia el futuro Brooklyn reflexionó, “Quiero ver el pueblo Miskitu seguir a resistir y sobrevivir de esta situación que nos tienen impuesto. Que se brilla la justicia. ¿Que es la justicia en este caso? Vivir en paz, vivir en libertad. Vivir autogobiernando su vida, su destino en el marco de la libre determinación. Mejorar su situación económica. Vivir en progreso social, humana, que avancemos hacia la felicidad para las futuras generaciones.

El gran creador nos guía los pasos, el padre creador no nos ha dejado solo, estamos viendo su camino, su mano, acompañándonos en este proceso difícil, complejo, de mucho peligro. Pero vamos a seguir adelante, luchar las batallas en diferentes formas.

En los ochenta no éramos militares ni con experiencia bellica, tuvimos que imponer las armas para defender nuestra vida y nuestras comunidades. Hoy no somos políticos, pero también hacemos la batalla política, electoral y cualquier forma de lucha, porque tenemos que cumplir la misión de la supervivencia.”

Quien está involucrado