Las comunidades combaten el cultivo de coca

El Estado peruano reconoce oficialmente a los guardianes del bosque

Perú

Duración: 7:42


Disponible en 4 idiomas


Lanzamiento: septiembre 2017

Click to play video

Roberto, Teófilo y la comunidad shipibo-conibo llevan décadas manejando el bosque con un innovador sistema de monitoreo forestal que combina las tradicionales patrullas a pie con tecnología de última generación (GPS, aplicaciones para smartphones, drones, alertas de deforestación por satélite, etc.). Estas herramientas permiten a los vigilantes comuneros, junto con oficiales del Estado, localizar e identificar intrusiones, tala ilegal y las crecientes actividades ilegales de cultivo de coca y narcotráfico que invaden su territorio ancestral. La comunidad se enfrenta a constantes amenazas de los colonos invasores. En 2012, asesinaron al comunero Eliseo Picón y, a día de hoy, Roberto y Teófilo continúan recibiendo amenazas de muerte.

El 21 de septiembre de 2017, por primera vez en la historia de Perú, el Estado ha acreditado a dos comunidades indígenas las comunidades nativas de shipibos-conibos de Nueva Saposoa y Patria Nueva como vigilantes oficiales del bosque.

Este nombramiento confiere a las comunidades el reconocimiento jurídico histórico que necesitan para aplicar la ley forestal peruana amparados por sus títulos de propiedad sobre la tierra. A partir de ahora, ambas comunidades tendrán potestad suficiente para decomisar los recursos naturales extraídos y transportados fuera de su territorio y estarán directamente vinculados con las autoridades forestales.

Recognition to Land, Territories and Resources

Communities need ownership over their ancestral land in order to protect forests. With no formal land title traditional communities often face serious conflict when trying to evict illegal loggers, poachers and land grabbers. Who will believe their claims without precise maps and legal title deeds?

Aprende más o conoce más
Sign up to our newsletter Subscribe